NACE UN NUEVO PORQUÉ.

fecha

Es la fecha del martes pasado, un número que se ha convertido en algo muy importante para mi. Es increíble que algo tan sencillo pueda cambiar tu vida de un momento a otro, los paradigmas de nuestra mente pueden evolucionar radicalmente si te atreves a escuchar las señales que el universo te manda para ayudarte a encontrar las respuestas que estás buscando.

Quizás para muchos esto pueda sonar exagerado, sin embargo, la chispa que generó este cambio tan fuerte dentro de mi fué ver el documental “The Defiant Ones”, un documental producido por HBO acerca de la vida de los productores musicales/empresarios Dr. Dre y Jimmy Iovine. 

En pocas palabras, este documental me hizo darme cuenta de que había comenzado a dejar entrar en mi cabeza las opiniones e inseguridades de otras personas. “Eso no se puede hacer”, “Tengo muchos años de experiencia y eso no funciona.”, “Uy eso es imposible”, “En este medio las cosas son así”, “Sé que está mal pero aquí en México las cosas se hacen así”, etc, etc, etc.

No sé en qué momento me dejé contagiar por estos pensamientos tan limitados y retrógradas, pero lo que sí sé, es que llegaron a afectarme al punto de sentirme deprimido. Lo peor de todo es que yo no tenía ni la menor idea de la causa por la cual me sentía así, simplemente sabía que dentro de mi algo no estaba bien.

Los tres primeros meses del año y hasta hace unos días, mi vida se lleno de trabajo. Semana tras semana surgían oportunidades y proyectos nuevos para clientes. Esto tiene un lado muy bueno: tranquilidad económica, aprendizaje y conocer a nuevas personas, sin embargo, cuando llevas al extremo el trabajo, descuidas tus proyectos personales, relaciones personales, tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

En mi caso en particular, descuide mis proyectos personales, mi cuerpo y mi espíritu, descuidos que se sumaron a la depresión que estaba viviendo y fueron causa de que bajaran mis defensas y me diera una infección en la garganta, (mi cuerpo es medio marica para esas cosas de enfermedades pero eso es otro tema). Claramente me hacía falta un momento para poner pausa y comprender en qué punto del camino me encontraba.

Afortunadamente, esta semana no hubo proyectos de clientes, lo que me dio la oportunidad de retomar mis proyectos personales, descansar para recuperarme de la infección, estudiar y meditar por periodos más extendidos de tiempo.

En uno de estos días de reflexión una pregunta domino mi mente: ¿Por qué no he sido capaz de identificar cuál es la causa de mi depresión?. Sin embargo, no me forcé a encontrar una respuesta, al final nuestros procesos filosóficos y psicológicos tienen tiempos indefinidos así que forzarlos no sirve de nada, lo mejor es dejarlos fluir.

Ese mismo día, con la decisión de descansar y dejar fluir mi mente, decidí ver el documental que les comenté al principio de este post. Mientras veía el documental, comencé a sentir cómo se movían cosas en mi interior. En el relato de la vida de estas personas encontraba respuestas a muchas preguntas que tenía en mi cabeza desde hace mucho tiempo. Conforme avanzaba el documental todo se volvía más claro para mí. Hasta que al final sentí un cambio.

El documental terminó y yo me quedé sentado en silencio. Sabía que algo importante estaba sucediendo dentro de mí. Me puse de pié y mi cuerpo temblaba. Mi corazón y mi mente estaban acelerados, pero yo sentía paz. Fué en ese momento cuando comprendí que una nueva fuente de motivación había nacido dentro de mí. Repito para explicarme bien, no sólo estaba motivado, sino que, tenía dentro de mi un nuevo y genuino “porqué”, algo que como muchos saben, sucede pocas veces en la vida.

La leña que generó el fuego durante muchos años se había apagado, dando paso a una nueva madera más adecuada para los años por venir.

Muchas veces buscamos cosas que hagan cambios positivos e inmediatos en nuestra vida, sin embargo me he dado cuenta de que esos momentos suceden sólo cuando estás preparado para recibirlos. No podemos esperar a que la vida nos regale cambios positivos si nosotros no nos esforzamos por mejorar todos los días. Si no hacemos nada por nuestra evolución personal, ni la fuerza más grande del universo podrá traernos paz, menos otra persona u objetos materiales.

Espero no haberme extendido mucho, simplemente escribo lo que siento con la esperanza de que mi experiencia pueda nutrir la vida de alguien más. Buenas noches.