VER MÁS ALLÁ A VECES SIGNIFICA VER MÁS ADENTRO

Cueva

Cuando te das cuenta de que el mundo no es como lo pinta la sociedad, algo nuevo despierta en tu interior. La vida es mucho más grande que vivir en la rutina que termina matando en vida a la mayoría de las personas.

Desde que somos pequeños comenzamos a construir una guía o un mapa de cómo se supone que funciona la vida, sin embargo, la información que recibimos esta naturalmente condicionada por las experiencias de nuestros padres, maestros, abuelos, conocidos, amigos, etc; Lo que da como resultado que nuestro mapa sea idéntico o muy similar al de generaciones pasadas que comparten nuestro nivel socio-económico.

No estoy diciendo que cada uno de nosotros no pueda influir en la construcción personal de nuestra guía de vida, al contrario, cada uno de nosotros tenemos el poder de modificar nuestra perspectiva y abordar la vida bajo un nuevo paradigma. El problema yace en que la mayoría de las personas aceptan el mapa que les hereda la sociedad y construyen su vida bajo un sistema “que les asegura” una vida tranquila, sin problemas ni preocupaciones económicas.

Prácticamente la mayoría de las personas viven sin atreverse a poner un pie fuera de un círculo delimitado por el miedo, miedo a fracasar, miedo a la pobreza, miedo al ridículo, miedo a no encajar en la sociedad. Este miedo es reforzado cada vez que alguien nos persuade a no seguir nuestros sueños, cada vez que nuestros amigos se burlan de algo que queremos lograr, cada vez que alguien nos dice que no somos lo suficientemente buenos, cada vez que alguien nos dice que no somos especiales.

Entiendo que cada persona vive bajo diferentes circunstancias, sin embargo, la historia nos ha probado que hasta el más pobre puede cumplir las metas que se proponga. El reto es lograr un equilibrio que nos permita avanzar hacia nuestros sueños y al mismo tiempo cubrir nuestras responsabilidades económicas. Desafortunadamente, el ego de muchas personas les impone a sí mismas un nivel socio-económico del que no pueden bajar; Estas personas terminan trabajando para mantener una vida basada en lujos, estatus social y objetos materiales; Y no una vida basada en la superación personal y el servicio al mundo.

Entre más profundo miremos al interior, más entenderemos el camino que tenemos que tomar. Identificar nuestras debilidades y aceptarlas es un proceso difícil, la mayoría no tiene la fortaleza para quitar la venda de sus ojos y ver que han desperdiciado años de su vida trabajando por algo impuesto por el miedo. Personalmente, al borde de la muerte, no quiero enfrentarme con arrepentimiento; Quiero dar mi último suspiro sabiendo que hice lo que me hacía feliz y que dejé todo lo mejor de mí en el mundo.

El amor, el arte, el conocimiento, la paz interior, la belleza y la superación personal son las cosas que personalmente creo que son importantes. Todavía me falta entender muchas cosas, pero no tengo miedo de equivocarme porque sé que de mis errores vendrán aprendizajes. El miedo es real. El miedo nunca se va a acabar, sin embargo, la satisfacción de saber que estás siguiendo tu corazón es mucho más grande que cualquier posible amenaza que venga en el futuro.