UNA CARTA PARA RECORDAR A MÍ MISMO

carta.jpeg

Ya eres un hombre. Has llegado a un punto en tu vida donde no te habías dado cuenta que ya eres grande; Ya estás en la edad donde los grandes comenzaron o estuvieron en el punto máximo de sus carreras.

Has aprendido que ser una persona magnética te ayudará a crear amistades, relaciones y negocios que mejoraran tu vida y te llevarán a cumplir tus metas. Necesitas hacerte responsable de tu vida, necesitas caminar con la frente en alto y enseñarle a todos que tienes algo magnífico que aportar a la historia.

Te ha costado tiempo entenderlo pero por fin te das cuenta de que lo atractivo de una persona son sus proyectos personales y la pasión con la que los realiza. Es bueno pensar, aprender y analizar, pero es muy malo no tomar acción. Hoy tienes ante ti al mundo, ¿qué vas a hacer hoy para cambiar tu vida? ¿Vas a seguir dependiendo de tus circunstancias para que definan como vives tu vida?.

No sé cómo lo vas a hacer, pero es tiempo que salgas al mundo y reclames lo que es tuyo. Es tiempo de llevar al límite todo el aprendizaje que llevas dentro, es tiempo de que vivas fuera de tu zona de confort y expandas tus capacidades físicas, sociales y mentales. Abraza el dolor, al final es lo que alimenta tu pasión para seguir adelante. Aléjate de las personas tóxicas que sólo buscan el dinero, trabaja y demuéstrale a esas personas que tú vives en otro nivel.

Pierde el miedo a decidir. Toma decisiones y mantente fiel a ellas, vive en disciplina, vive al límite, vive funcionando a todo lo que eres capaz. Al final no vas a salir vivo de esto, así que entiende que la vida no es muy diferente a un juego, las personas que se atreven a creer son las que dejan una huella en el mundo. ¿Cuánto tiempo más vas a esperar para ser el hombre que siempre has querido ser? Ya te tardaste, hoy es el momento de lanzarte al mundo; intenta, equivócate, sal herido, pierde y vuélvete a levantar. Pierde el miedo, pierde el miedo a fallar, pierde el miedo al ridículo, pierde el miedo a la pobreza. Enfócate y vive una vida digna de recordar. El trabajo es muy importante, pero también las experiencias de vida. Encuentra el balance que te haga feliz. Cree en que puedes tener lo que quieras, cree en abundancia, comienza a vivir en el mundo que quieres para ti, no en el mundo impuesto por otros.

No dejes que los malos hábitos de la sociedad envenenen tu proceso. No dejes que la corriente te lleve al mar de la ignorancia. Se tú, haz lo que tienes que hacer. De todas maneras te vas a morir. ¿Qué clase de hombre quieres ser?.