LA INCERTIDUMBRE DE UN HASTA PRONTO

sea

28 de Julio del 2017

Semana tras semana han sucedido cosas importantes en mi vida. La meditación ha reabierto mis ojos a una vida que había perdido hace años y que pensé que nunca recuperaría. Identificar lo que perjudica tu paz interior no es tan fácil cuando estás debajo de una tormenta, el sonido de la lluvia opaca los susurros de tu alma que son la guía para encontrar tu camino.

Hoy visité de nuevo la orilla del mar; Fue el octavo día desde aquella noche oscura en que vi partir de mi vida a una persona importante. Su barco se perdió entre la neblina mientras yo lo observaba desolado sobre la fría arena que cobijaba mis pies. Los días han pasado trayendo tareas que han ocupado mi mente, sin embargo, he decidido regresar diariamente al lugar donde las olas terminan a enfrentar el dolor de la impotencia que me ha dejado su partida.

Los primeros días mis emociones dominaban mi mente, no esperaba menos; Después, la neblina se fue disipando. Día tras día mi alma ha logrado abrazar el dolor que mi corazón ha enfrentado voluntariamente. La aceptación es uno de los cimientos de la fuente de mi paz interior. Una semana después de aquella luna soy capaz de mirar el horizonte sin que la brisa del mar retumbe el núcleo de mis emociones. El fuego danzante de la vela frente a mis ojos trae a mi mente la sencillez de la vida. A veces, me gustaría haber vivido en una época con menos distracciones.

La duda de su regreso quedará insoluta hasta que las luces de su barco reaparezcan sobre el horizonte. Aquel día mi alma podrá haber acumulado cinco, diez o muchos más años de experiencia. Sin importar el tiempo, pido al universo haber cultivado la sabiduría necesaria para lidiar honestamente con ese posible momento futuro que representará despertar al gigante que hoy me ha costado tanto trabajo dormir.

Lágrimas delinearon mi rostro durante mi última meditación, sin embargo esta vez su fuente era la alegría. No recuerdo la última vez que lloré de felicidad, pero lo que hoy me sucedió, ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. Algo importante está evolucionando en mi interior, los minutos son más largos pero las semanas se escapan como agua entre mis dedos. Logro identificar en los demás los malos hábitos mentales y espirituales que antes regían mi comportamiento. Mi paradigma de la compasión ha cambiado, ahora comienzo a entender su poder real; Siento que al fin estoy despertando.

Más de una hora de mirar la infinidad del mar ha relajado mi espíritu. Me pongo de pie para continuar con mi día y sacudo la arena que se ha colado entre mi ropa; Antes de partir no puedo evitar voltear a ver una vez más el horizonte. Una sonrisa invade mi rostro, el futuro incierto no hace más que motivar mi espíritu para seguir adelante. Cada día me conecto más con mi yo real, así que todo lo que suceda en mi camino será para ver nacer un mejor mañana. El universo ya decidió si mi semilla será cobijada por tierra fértil; Mientras la respuesta se descubra, a mí me toca ser feliz.

P.S. Mantente fiel, mantente presente, no caigas en las distracciones que dominan las vidas ordinarias que son mayoría en el mundo. Sé tú.

Kei