ENFÓCATE EN LO QUE DICE TU CORAZÓN, LO DEMÁS SE RESOLVERÁ SOLO.

respuestas

No puedo explicarlo, simplemente lo he experimentado, ponerle una etiqueta mental reduciría  su poder. No podemos adivinar lo que el futuro nos traerá, tampoco controlar todo lo que nos sucede. Pero si hay algo que podemos hacer, algo que no había entendido hasta hace muy poco tiempo.

Mi papá siempre me lo dijo, pero no había logrado comprender la trascendencia de sus palabras. Todo llega a su tiempo debido, ni antes ni después. A veces, estamos tan metidos en nuestro mundo que no podemos ver todo lo valioso que existe a nuestro alrededor. Las respuestas a nuestros problemas están frente a nosotros, pero nuestras manos y pensamientos están ocupados por las cosas o personas a las que nos aferramos; Cuando abrimos los ojos, aceptamos nuestros errores y dejamos ir lo que nos lastimaba, creamos espacio para lo que sigue. Evolucionamos, crecemos y nos hacemos más fuertes.

Cuando entendí que la vida es más simple de lo que pensaba las cosas comenzaron a fluir. Cerrar círculos, mantener una actitud positiva y enfocarte lo que te hace feliz son los ingredientes para atraer cosas buenas a tu vida. Cuando te atreves a hacer lo que dice tu corazón de repente todo comienza a funcionar, es una especie de magia. Si se presenta un problema, una solución viene rápidamente; Oportunidades surgen en lugares inesperados y personas nuevas entran a tu vida.

Pensar positivamente en momentos difíciles no es fácil, pero al final nosotros tenemos el poder de elegir cómo reaccionamos ante cualquier situación, nosotros tenemos el control total de nuestras acciones. Escudarse bajo una emoción simplemente demuestra nuestra falta de integridad. Todo esto que llamamos vida se resume a un juego, un juego donde tienes que decidir qué es lo más valioso para ti.

Cuando encuentras y aceptas tu propósito de vida, aceptas también los sacrificios que éste representa. Es difícil mantener un equilibrio entre tus metas y las relaciones humanas, he aprendido que no vale la pena tratar de explicar tus ambiciones a otras personas, la mayoría no te entenderán, o peor, se burlaran de ti. Tienes que desarrollar un carácter especial para no perder de vista tu meta y al mismo tiempo navegar satisfactoriamente entre las costumbres sociales o limitaciones mentales de las personas que te rodean. Nadie triunfa solo, así que es mejor trabajar en nuestra tolerancia.

También he aprendido que a lo largo del camino habrá personas que entrarán a tu vida, se volverán importantes, te enseñarán una lección y saldrán para nunca regresar. Es frío pensar en que personas que alguna vez fueron muy importantes después se convertirán en una persona más, un punto gris que alguna vez brilló ante tus ojos; algo desechable que pasó dejando algún aprendizaje.

Sin embargo ésa es la naturaleza de la vida, creo que agradecer el tiempo que compartiste con una persona es lo mejor que podemos hacer. Al final cada quien tiene un proceso diferente.

Hoy escribo un poco enfermo, pero siempre con la esperanza de que mis reflexiones puedan ser de ayuda para alguien.