EL PASTO NO SIEMPRE ES MÁS VERDE DEL OTRO LADO

Nueva York

Siempre he tenido la intención de vivir fuera de México. La idea de dejar todo e irme a Estados Unidos ha pasado por mi cabeza desde hace años; Los Angeles y Nueva York eran las ciudades a las que me quería mudar. En mi mente había un reloj de arena que contaba cada segundo que “desperdiciaba” viviendo en México, cada grano de arena me golpeaba en la cabeza y acumulaba una carga creciente de estrés dentro de mí. El sentimiento de no estar en el lugar correcto me acechaba todos los días; Ser un pez fuera del agua naturalmente termina por asfixiarte.

Apenas inicia el año y al fin tuve la oportunidad de conocer Nueva York. La energía de la ciudad es impresionante, los edificios respiran historia y en las calles fluyen miles de personas de diversas nacionalidades que nutren la magia de este lugar. Esta ciudad era todo lo que esperaba que fuera, sin embargo, ya que pasa la novedad… creo que Nueva York no es el lugar para mí.

SINCERIDAD CONMIGO MISMO.

Como yo lo veo, el multiculturalismo es el activo más valioso que tiene NY; Todo el tiempo estas conviviendo con personas de diferentes partes del mundo, escuchando sus lenguas y aprendiendo sus características. Se respira un ambiente de trabajo, todo el mundo tiene algo que hacer o un lugar a donde ir, un tren en una pista infinita representaría la energía de esta ciudad. La riqueza de la raza humana yace en las diferencias de cada uno de sus integrantes y NY es uno de los lugares donde se vive esta riqueza.

Cada inmigrante tiene sus razones por las que se mudan a esta ciudad; Yo me di cuenta (en poco tiempo) que mis preferencias actuales de vida no son compatibles con la dinámica de vida de NY. Quizás, en algunos años mis preferencias cambien, pero por lo pronto, intento vivir enfocado en lo que tengo que hacer hoy en vez de desgastar tiempo y energía preocupándome por el futuro.

Es difícil aceptar que la ciudad que idealizabas tal vez no es para ti, pero es un paso adelante porque por simple proceso de eliminación ahora estoy más cerca de encontrar el lugar donde me quiero mudar. Desafortunadamente no he tenido oportunidad de conocer muchos países, pero estoy seguro de que mientras haga lo que tengo que hacer, el tiempo se encargará de eso.

INTENTAR, FALLAR, APRENDER E INTENTAR DE NUEVO.

Hoy, esa sensación de estar desperdiciando el tiempo viviendo en México, ha desaparecido. Día a día aprendo que todo tiene su tiempo, por fin me di cuenta de que hay varios procesos que tengo que cumplir en mi país antes de pensar en mudarme. Ahora veo con más claridad las grandes oportunidades que tengo en mi ciudad; Si mi meta fuera seguir un camino establecido, tendría más oportunidades fuera de México; Pero lo que yo busco es construir un camino único guiado por mi brújula interna.

Es conocimiento común que viajar te abre la mente, pero creo que la mayoría de las personas viajan enfocados en distraerse. El aprendizaje real sucede cuando uno se atreve descartar pensamientos preconcebidos para reemplazarlos con información capaz de reformular las hipótesis que dan forma a los paradigmas que dictan tu modo de ver la vida. Lo más bonito es entender que somos un proceso infinito e imperfecto, pero desafortunadamente el miedo al cambio es la rienda que frena a la sociedad, si no tenemos la valentía para enfrentarnos a nosotros mismos, sólo vamos a ver la vida pasar asomados por el hoyo de nuestra propia burbuja que creamos para “protegernos” del mundo.

Hoy estoy mas cerca de encontrar el lugar al que pertenezco. Quizás mi forma de ver la vida sea mas compatible con un país europeo o asiático, pero eso no lo sabré hasta estar allá. Al final la gente es lo que representa a un lugar, me enamoré de Nueva York, pero no tanto como para vivir en él. Por lo pronto, quiero conocer Tokyo.